Doble cara

Elisa Negro Morilla

Su padre tambi√©n le dejaba conducir la furgoneta y hacer un mont√≥n de cosas inapropiadas para sus 12 a√Īos. Adem√°s, le hac√≠a los mejores regalos del mundo. Sus amigos flipaban y se pasaban el d√≠a dici√©ndole la suerte que ten√≠a de tenerlo y lo mucho que lo envidiaban. Y la verdad es que su padre molaba un mont√≥n de d√≠a, era s√≥lo cuando llegaba la noche y entraba en su cuarto cerrando la puerta tras de s√≠ cuando no molaba nada.