Todo por la audiencia

gabriel pérez martínez

Presenta un programa de televisión con pocos espectadores. Se emite los lunes, en directo, de cuatro a cinco de la madrugada. Reclama a sus jefes un cambio de horario. Estos arguyen que, tratándose de un programa cultural, lo que se plantean es cancelarlo. Una noche, en plena emisión, saca una Magnum y se vuela la cabeza. Esa imagen se retransmite en todos los telediarios y se hace viral. El director de la cadena cambia el programa a los viernes en ?prime time?. Siguen hablando de literatura, de música, de arte y han contratado a un nuevo presentador con tendencias suicidas.