Partida final

Pilar Zúñiga Heras

Cuando soltó el vaso en el tablero ya no podía ver nada, lo había apurado hasta el fondo, como todos los días. La torre ya no lo pudo proteger del jaque mate de aquel dorado placer. Su hígado fue el perdedor, por última vez.