Como a un perro..

ENCARNACIÓN MALDONADO

No me cansaba de engañarla, una vez hasta le respondí, qué sí, que la quería, pero como a un perro, jeje, ella callaba.
De pronto, la vi tan lejos que la seguí hasta el oscuro pozo donde se adentró, está oscuro y frío... ella de tarde en tarde se asoma, hay un eje de desprecio en su mirada, pero está contenta... nunca la vi tan hermosa.