(Sin título)

Carmen Manzano Rodríguez

La escotilla era alta y azul, y nadé hasta ella, pero el agua convirtió la escotilla en una mancha negra que me aplastaba la cara.