La puerta del baño

Lucía Morales Ramírez

Hoy me han castigado en el instituto, por tu culpa Juani, y como mi madre se entere me va a quitar el móvil una semana por lo menos. A ver, tampoco era para tanto, estos profesores son unos estrechos y unos reprimidos, coartan mi libertad de expresión y mi capacidad de comunicación, esgrimen argumentos arcaicos para intentar limitarme. Dicen que la juventud de ahora no tiene vocabulario. ¡Ja! ¿Qué sabrán ellos de mi verborrea? ¿Acaso es sólo el papel digno de nuestros ruegos y plegarias? ¡Venga ya!
También las puertas de los cuartos de baño necesitan poesía, declaraciones de amor y mucha verdad.
Me han obligado a borrar lo que escribí ayer en la puerta del aseo, pero no podrán evitar que lo publique aquí:
Juani, te quiero.