Sin rastro

Susana Mª Carmona Campos

Aquella noche de invierno en su mente solo había un oscuro deseo: «Ser la imagen del espejo». Un fuerte viento abrió una de las ventanas e hizo añicos el cristal.
El cuerpo de Martina nunca fue encontrado.