Reflexivo

Gabriel Pérez Martínez

Una mañana, decidió ser espontáneo y hacer lo que dictase su corazón. Por la tarde, aceptaba el consejo del policía y llamaba a su abogado.