Matías

Debora Garber

Hoy aterrizó Matías. Como había huelga de taxis, aprovechó la noche de las Perseidas para montarse en una estrella fugaz. La estrella llevaba treinta y pico millones de años formándose en el firmamento, pero Matías no quiso esperar más tiempo. Ya había arrancado la Operación Salida del puente agostero y el Alumbrado de la Feria auguraba grandes alegrías para la ciudad de Málaga. El pequeño astronauta tenía prisa por ver la cara de Milagros, su madre, iluminada de felicidad. Ansiaba sentir la cálida caricia de su papá Michele. Tras un lustro de preparativos para el despegue y nueve meses a bordo de la nave, por fin inicia el viaje de la vida. Hoy ha nacido otra estrella para arrojar luz sobre el misterio de la existencia y encandilar los corazones de su constelación familiar.