Tot el peculiar

A. J. Díaz

Tot quería saber más de los conocimientos trascendentales, era un pequeño sabio inquieto e inocente. Y creció, más en mente que en cuerpo, pero no tenía familiares ni amigos con quien compartir sus inquietudes, ya que todos hablaban de temas cotidianos: televisión, deportes, política... así que cogió lo poco que tenía y se marchó. Muchos años después volvió, todos vieron a un nuevo y maduro Tot, porque con ese Tot ya se podía hablar...