Una rubia teñida

Rosa ruiz gisbert

Hay días en que, como hoy, todo tiene un sabor a pesadumbre, a despedida. ¿Será que el invierno amenaza o que tú te ves con otra? Entré en el Bar Olalla, donde tantos días fuimos juntos, y allí estabas con ella. Una rubia teñida. Desde ese momento comencé a desalojarte de mi corazón. Como el tibio otoño deja paso al crudo invierno, yo me resigné a otro desprendimiento sin entender nada. Después vino el silencio.