¡Listo!

Elisa Negro Morilla

Cuando se prendieron las cortinas de la cocina, lo vio claro. Acababa de solucionar dos problemas gordos de un plumazo y encima haría feliz a sus hijos y sobre todo, a sus nueras. Ya no tendrían que volver a discutir por quién se quedaba con ella o con la casa.