Sin título

FRANCISCO RODRÍGUEZ SÁNCHEZ

Por entonces nada sabía de El Greco, de sus iconos y de Creta. En el Toledo del siglo XXI pude ver dos obras suyas tan de cerca que la sinuosa línea de los pigmentos se mostraba evidente y cromáticamente esparcida. 
Por la Roca Tarpeya caminé durante días, conjugando memoria y sensaciones; por sus calles siempre encuentro un detalle inadvertido que me hace ver lo fugaz de cualquier mirada.