*

Diario Sur


Me gusta
2495

Microrrelatos en SUR

La visita

Amparo Saborido Sánchez

Lo meditó con paciencia antes de hacerlo. Las normas eran claras. Nada de contacto, por el bien de los que quedaban, por supuesto. Su existencia debía conservar la inocencia del desconocimiento.

Pero lo que pretendía hacer no era dar información, ni tan siquiera se podía llegar a considerar un contacto. Era simplemente una señal, algo tan leve que no estaba seguro de que pudieran notarlo. No era desvelar que había vida más allá, y que, sin duda, se estaba mejor, sin dolor, sin preocupación, sin temor al fin. Era la plenitud total. No iba a desvelar nada de eso.

Estaban todos, riendo, divirtiéndose, como antaño, y sólo pretendía volver, no para quedarse, sino simplemente para recordar lo que era estar.

Y lo hizo. Pisó con fuerza la escalera. Tres peldaños crujieron. No pudo evitar sonreír. Y allí quedó, disfrutando de la eternidad, viéndoles felices.

Publicado en SUR el 4 de septiembre de 2016