Cuestión de horarios

Livia Carmona

Érase una vez una chica desempleada; una chica andaluza, con buena formación, iniciativa, dinamismo, ganas de trabajar... Lo malo es que por mucho que buscaba, no podía encontrar un empleo adecuadamente pagado donde vivía. Nuestra chica también tenía mucho valor, así que decidió abrir una tienda online. Encontró un producto, registró su negocio, preparó su página web y lanzó su shop. El primer día recibió tres pedidos. Los preparó ella misma. Precintó las cajas, las llevó a su coche y se fue hacia Correos, esquivando el tráfico veraniego, pues vivía en un pueblo costero. Tuvo que aparcar lejos y con mucho esfuerzo arrastró sus paquetes hasta la oficina.
¿Cómo acaba nuestro cuento? Pues con un mensaje de cambio de horarios. Correos Fuengirola solo trabaja hasta las 14.30 durante julio y agosto. Hay países donde es posible reinventarse con una tienda web. Y otros donde es mejor prepararse unas oposiciones.