La señal

Susana M. Carmona Campos

Esperanzado, en medio del torrente que azotaba a la ciudad, alzó su brazo al cielo. Con certeza podría verse desde la bóveda celeste la gran bandera roja que ondeaba en su mano.