La Pregunta

Lola Gómez

¿De verdad que dormirás con Nuria? La pregunta la dejó helada. Contestó con un ¡ay, mamá, qué pesada eres!, sin atreverse a mirarla a los ojos. Sabía que si lo hacía no podría seguir adelante.
Se fue calle arriba, al encuentro de aquella noche furtiva que ambos habían planeado. Pero sólo pudieron darse lástima. Y desde ahí construyeron una vida al uso, cargada de rituales y costumbres.