Castigo

Antonio Velasco Ramos

Verano de calor. Verano de ventilador. No todos tenemos aire acondicionado. En los chinos siempre hay ofertas de ventiladores. Uno de palas anchas y robusto. Todo barato. Aire c√°lido donde los haya.
Mi ventilador mueve las palas al cien por cien. Todo perfecto. Sigue el calor y mi ventilador también. Doce horas ventilando. Algo va mal. Una pala se escapa. El ventilador deja de ventilar. Y mi vida, también.