La decisión

ELISA NEGRO MORILLA

Vuelve a pedirme que le empuje. Sé que quiere sentir el aire en la cara, la sensación de ser libre y poder volar una última vez más. Lo veo en la expresión de su cara, en su sonrisa, en su mirada, que muestra la emoción que siente. Y es precisamente por todo lo que veo que no lo puedo hacer, así que giro su silla de ruedas y contemplo cómo una lágrima baja por su cuerpo, inerte desde aquel fatídico accidente de parapente.