Extraño despertar

J. A. Cantarero

La noche cae a plomo sobre el asfalto, el aire apenas se mueve entre los árboles y un perro orina al pie de una palmera. La mañana se despierta poco antes del amanecer y nada se esclarece tras el sueño. En un último bostezo la realidad se impone como una bala perdida.