La boda

mª carmen becerra garcía

Tan pronto el sacerdote concluyó la frase Y formaréis una sola carne, el novio, excitado, se lanzó a devorar a la sensual y hermosa novia, quedando sólo el vestido y los tacones.