Algo

CELIA SM

Estaba dormida. Not√© como el colch√≥n detr√°s de m√≠ se hund√≠a. Sent√≠ el aliento. Miedo, miedo. Quiero darme la vuelta. No puedo. Ahora me atacar√°. S√≠, ahora noto las u√Īas en mi carne. ¬°¬°¬°Ay, me duele!!! Otra noche m√°s, tu sombra negra a vivir de mi energ√≠a, de mi fragilidad en el vac√≠o del sue√Īo. Me acuerdo del conjuro de la mujer, y aparecen las tijeras de plata. Te las clavo una, dos, tres, muchas veces, hasta que te vas chillando, dejando esa estela negra y podrida que ya nunca se alimentar√° de otros cuerpos descuidados.