Jaque mate

juana Torrijos González

Efectivamente, inspectora, el desenlace de esta investigación no hubiera sido posible sin su intensa colaboración y sus ganas de meter las narices en mis asuntos.
Buscaba un culpable y aquí lo tiene. Como dos jugadores enfrentados a un tablero defendiendo cada una de sus piezas. Usted me interroga y yo le respondo con la única intención de zanjar esta partida.
Siguió cada uno de mis pasos y sospechó de mí desde el principio. Pero se adelantó, movió su ficha más fuerte en el momento inadecuado. Ahora en ese desván hay un arma que lleva sus huellas.
Ya tiene su culpable.