Amores que matan

ABOLAFIO SINGOMINA

Dicen que soy un tío frío, distante. Y es cierto. No me doy fácilmente. Mi cabeza está sobre los hombros, como debe ser, y presumo de conocer a los hombres. Pero también tengo mis sentimientos.
Me gusta acariciar sus formas angulosas y sentir el contacto de su cuerpo. Ella se muestra distante, indiferente, fr√≠a. A su lado me siento otro hombre: S√© que alg√ļn d√≠a haremos grandes cosas. Se llama Beretta y la llevo siempre junto a mi coraz√≥n.