Errores

Irene Elena Gómez

Posé mis pies con fuerza para que no se hundieran.
Posé mis pies donde creí que estaba segura.
Nada era real, solo se trataba de un espejismo, un error de principiantes que no son capaces de ver las arenas movedizas.
Y una vez más me equivoqué...