Entrega

lucía morales ramírez

Mambrú se fue a la guerra, armado de valor, de coraje y de entrega. Los niños de la calle le cantarán a la vuelta, las jóvenes del barrio le lloran con mucha pena, y la madre, mientras llora, le prepara una paquete con bufandas y lentejas.
Mambrú se fue a la guerra, dejando en su tierra: once multas, un embargo, cinco asignaturas suspensas, una novia preñada y dos hipotecas.
Mambrú se fue a la guerra, siendo pacifista y objetor de conciencia ¿Qué queríais que hiciera?