Agarrado al ron

Fernando Gálligo Estévez

Al salir de la caseta municipal en la feria marinera de Rincón me crucé con un extraño ser que parecía alienígena que me desconcertó produciéndome un buen susto, pero conteniendo la respiración seguí andando volviéndome de cuando en cuando para verle. Entonces percibí el reguero de excremento que iba dejando como huella hasta el punto que acabé mareado.