El templo

Francisco García Castro

No quiso entrar. No lo hizo. Quedó en el pórtico. Él, y su bolsa de aceitunas partidas.  
¿Sí las aceitunas están partidas, para qué esa espada?