*

Diario Sur


Me gusta
13

Microrrelatos en SUR

El incomprendido desempleado

Miguel Ángel Muñoz Alonso

Atrás quedaron los años de esplendor en los que la excelencia en su trabajo le llevaron a las cotas más altas de prestigio. Le llovían las ofertas por doquier y a todas atendía con celeridad y eficiencia, pese a lo apretado de su agenda. Era el mejor en su oficio, destacando por su puntualidad y la perfecta finalización de sus obras.

Con el paso del tiempo cambiaron los usos y costumbres de la sociedad que demandaba otras alternativas. La consecuencia inmediata fue una clara recesión en su actividad laboral. Tan solo recibía alguna petición aislada de latitudes lejanas y hostiles. Ello menoscabó sus habilidades, le hizo perder frescura y sus acabados resultaban imprecisos y defectuosos.

Entró en una profunda depresión por su paro laboral. Pero por más reflexión y autocrítica que hizo, el verdugo solo encontró incomprensión ante su trabajo poco solidario.

Publicado en SUR el 13 de agosto de 2016