Zorra

Carlos M. Corchado

Mam√° est√° hablando sola. Se ha levantado para hacer pis, va arrastrando las zapatillas a oscuras. Para no despertarme. Pero habla muy alto porque est√° sorda. Cuando pasa a mi lado, se apoya en el respaldo del sof√° marr√≥n en el que duermo cuando vengo de Madrid a trabajar. Me gusta pasar unas horas con ella. Mis hermanas dicen que soy su favorito. Me atusa el pelo, y contin√ļa su diatriba:¬†
-Esa ni√Īa no me gusta para ti. Es muy zorra. Lo s√©. Soy muy vieja. No me enga√Īa su cara de mosquita muerta -sigue arrastrando los pies hacia el ba√Īo-.¬†
Seguramente tiene raz√≥n. Ella me har√° da√Īo. No por puta. Sino porque no me considera suficientemente rico. Y no tendr√° problema de encontrar quien pague lo que vale.
De regreso hacia la cama se detiene de nuevo a mi lado. 
-Hijo, yo solo quiero lo mejor para ti...