Sarcasmo taumatúrgico

Mónica García Rodríguez

No hay nada que le haga perder el sentido del humor a mi padre. Seguro que ha sido él quien ha hecho que llamen del servicio de ambulancias para concretar su traslado al hospital para la revisión que le concertaron hace cuatro meses.
Desde luego papá que ¡ni en la tumba pierdes el sarcasmo!