Al despertar

José J. Benítez

Al despertar supo que no fue un sueño. Había sangre por toda la habitación. De un salto se levantó de la cama. Sin embargo, su cuerpo siguió tumbado con un cuchillo clavado en el corazón.