Reinas de pueblo chico

Diego Miguel Alba

Doña Luisa no sabe quién fue el primero en contar que ella es la mamá del intendente, tal vez fue ella misma en un descuido. Igual no podría culpar a nadie.
En la feria de Villa Escasa los mozos se pelean por llevarle la compra, todos la saludan y le preguntan por su hijo. Los tenderos la atienden primero y le ofrecen sus mejores mercancías a precio de costo. Alguno aprovecha a pedirle que interceda ante su hijo en algún asunto. Ella contesta con voz enojada que eso sería deshonesto e inapropiado, mientras guiña el ojo con una sonrisa de lado.
Ella no sabe quién fue el primero que lo contó pero recuerda haber leído hace algún tiempo que el intendente se crió solo, en un orfanato de la capital.