Hace 35.000 años

JESÚS PÉREZ-RIOJA

Hace 35.000 años las lágrimas de un hombre mojaban su enmarañada mejilla. Hacía días que se había separado del clan y había quedado completamente perdido. Asustado y desesperado subió la montaña, miró al cielo y le gritó: -¿Dónde te escondes? -¿Dónde te escondes?- respondió una voz masculina. Sus músculos se encogieron asustados. -¿Por qué haces esto?- volvió a chillarle al cielo. -¿Por qué haces esto?- respondió la voz. -Yo no hago nada- le dijo. -Yo no hago nada- alegó la voz. Desesperado se arrodilló en la roca y con los brazos en alto gimió: -Perdóname, yo te quiero. -Perdóname, yo te quiero- sentenció el eco.