Tiempos

Carlos M. Corchado

Le cuento a mamá que me ha dicho que no, antes de que se lo pida. Y se pone de su parte. Cree que tardé mucho, si de verdad la quería. Y que para ella se ha roto la magia, mucho antes de lo que podía imaginar.
Le pregunto si cree que hay algo que lo pueda arreglar, y me dice sin dudarlo que no. Se sonríe, y me pasa la mano por el pelo. Luego sin dejar de reír a carcajadas, logro escuchar: -Bueno sí, llorar... Jajaja...